Perfil y genoma humano piaget

Así son nuestros alumnos

Así es nuestro ADN

Si bien la perfección es algo difícil de alcanzar, los alumnos Jean Piaget se acercan a un estándar de perfección, destacando así del resto de los estudiantes que asisten a escuelas de educación básica y media superior en la ciudad de México.

Un alumno Jean Piaget puede distinguirse, con claridad, a una distancia considerable. Conforme se va acercando a nosotros podemos percibir su grandeza estudiantil, su ejemplar calidad intelectual, moral y humana. Suele ser un líder natural, curioso y persistente, emocionalmente equilibrado, siempre dispuesto a cumplir sus objetivos y a transformar su entorno positivamente.

Desde pequeños hasta mayores, los alumnos Jean Piaget comparten un espíritu colaborativo por el bien de los objetivos comunes. Participan activamente (tanto en clases como fuera de ellas) en actividades que benefician su aprendizaje en un sano ambiente de convivencia. Son personas comprometidas con su entorno social, científico, tecnológico, cultural y artístico. Valoran la diversidad de ideas como un vehículo para compartir el conocimiento, mejorar lo ya anteriormente creado y ayudar a otros a salir adelante.

Son seres humanos plenos y exitosos gracias a un adecuado desarrollo cognitivo, académico y emocional. Poseedores de una conciencia rica en valores y principios. Son verdaderos agentes de cambio en su comunidad: niños y jóvenes cultos, autónomos, críticos y reflexivos, comprometidos con México y el contexto global.

Los alumnos Jean Piaget son responsables de sus actos y decisiones. Saben que en un mundo altamente competitivo sacar buenas notas es tan sólo el inicio del camino, por lo que buscan adaptarse a los retos de un modelo educativo exigente para aprender a vencer las dificultades e ir más allá del principio de todo.

Así es como construyen su carácter, fortalecen su personalidad y perpetúan el amor por su escuela: aferrándose a sus objetivos a pesar de cualquier cosa, porque gracias al esfuerzo constante pueden asumirse como individuos exitosos que se otorgan a sí mismos el privilegio de ser felices, hoy y siempre.

 

Encuéntranos en el mapa